Infertilidad

INFERTILIDAD

“En toda dificultad existe una oportunidad”
Albert Einstein

La infertilidad

La infertilidad afecta a un 15% de la población mundial. En España se calcula que hay unos 16.000 casos al año. Hay diferentes grados de infertilidad y esta tiene su origen en diversas causas. Por un lado, están las personas con problemas congénitos, de origen genético. Por otro, las personas que por una cuestión ambiental no pueden tener hijos.

Nos preocupamos de determinar la satisfacción de nuestros pacientes, para poder desarrollar acciones encaminadas a mejorar de manera continua los servicios que les ofrecemos, atendiendo a todas las nuevas necesidades y expectativas que nos transmitan.

¿Qué es la infertilidad y cómo se detecta? La importancia de un correcto diagnóstico

La infertilidad se suele definir como la incapacidad de concebir de manera natural tras un año de relaciones sin protección. Según las estadísticas, el 85% de las parejas jóvenes y sanas conciben tras un año de relaciones, un porcentaje que sube hasta los 93% tras 2 años.

El retraso en la edad para concebir, que en España se sitúa en los 31 años; la exposición a fuentes de radiación como es el caso de personas que han sufrido un cáncer; o un modelo de vida que afecta a la calidad de los gametos son problemas que sufren algunas personas en la actualidad.

España es un referente internacional en fertilidad. Por lo que los profesionales dedicados a esta área son de los mejores del mundo. Así, miles de personas deciden concebir a sus hijos en una clínica de fertilidad española con ayuda de expertos profesionales.

La doctora Rut Gómez del Segura explica la importancia de un correcto diagnóstico.

Principales causas que provocan infertilidad. Detectar el origen para avanzar

Hay diferentes grados de infertilidad y esta tiene su origen en diversas causas. Por un lado, están las personas con problemas congénitos, de origen genético. Por otro, las personas que por una cuestión ambiental no pueden tener hijos. Existen diversas causas de Infertilidad, vamos a desglosar y explicar las más importantes.

qué es la infertilidad

La etapa de máxima fertilidad de la mujer se sitúa entre los 15 y los 24 años. En la actualidad son muy pocas las mujeres que se plantean quedarse embarazadas a estas edades.

A partir de los 25 años comienza a disminuir la fertilidad. Se encontrarán con problemas a la hora de concebir aproximadamente un tercio de las mujeres que esperan hasta los 35 años y la mitad de las que tengan 40 años.

En ProcreaTec ofrecemos distintas soluciones para detectar y tratar una posible infertilidad, pide cita gratuita y sin compromiso y cuéntanos tu caso.

Los trastornos de la ovulación se deben a un desequilibrio endocrino que imposibilita al ovario mantener una función normal. Muchas veces los trastornos de la ovulación se asocian a un peso muy bajo o a la obesidad, acné y exceso de vello.

Una de las causas más frecuentes de estos trastornos es el síndrome del ovario poliquístico. Se calcula que entre el 3% y el 10% de la población femenina padece el síndrome del ovario poliquístico. La mujer suele sufrir ciclos irregulares, problemas de fertilidad o exceso de vello.

Las mujeres que sufren el síndrome del ovario poliquístico ovulan menos que una mujer fértil o no ovulan nunca. Si no hay ovulación, no hay embarazo. La meta de los tratamientos de fertilidad en mujeres que no ovulan es hacerlas ovular de forma predecible.

En ProcreaTec ofrecemos distintas soluciones para detectar y tratar una posible infertilidad, pide cita gratuita y sin compromiso y cuéntanos tu caso.

La fecundación (cuando el espermatozoide penetra en el ovocito) tiene lugar en la trompa. Si ambas trompas están obstruidas, los espermatozoides no pueden llegar al ovocito para fecundarlo.

Las trompas se pueden obstruir por varias causas como por ejemplo por un proceso infectivo previo como un episodio de enfermedad pélvica inflamatoria o por cirugía abdominal. La paciente no suele tener ningún síntoma de trompas obstruidas y se diagnostica tras una histero-salpingografia. La conveniencia o no de hacer una histero-salpingografia está relacionada con la edad y las causas de infertilidad de la paciente.

Dependiendo de si está una o las dos trompas obstruidas y otros muchos factores se decidirá el tratamiento adecuado.

A veces por ecografía se ve liquido acumulado en una o ambas trompas. Se llama hidrosalpinx. Un hidrosalpinx puede ser la causa de infertilidad y aumenta el riesgo de infección. Los estudios muestran que hay una tasa mayor de éxito en los tratamientos de reproducción asistida cuando se extirpa el hidrosalpinx antes de iniciar un tratamiento.

El moco cervical (cuello del útero) ayuda a prevenir infecciones y mata bacterias cuando no hay ovulación. Sin embargo, en el momento de la ovulación el moco cervical se transforma y se vuelve más fluido para aumentar la supervivencia de los espermatozoides. A veces hay problemas de fertilidad cuando el moco cervical no es de la consistencia adecuada o hay algún problema en la anatomía cervical.

Se piensa que la causa de la endometriosis es la migración de las células endometriales desde su localización normal (dentro del útero) a otras localizaciones. Se pegan a veces a los ovarios u otros órganos pélvicos. Estos implantes de células endometriales fuera de su sitio normal causan endometriomas que no son más que acúmulos de células endometriales que se descaman cíclicamente. Es una causa conocida de infertilidad.

Los síntomas de la endometriosis abarcan desde ser un proceso asintomático hasta un dolor intenso e incapacitante durante la menstruación, pasando por menstruaciones largas y abundantes o dolor durante las relaciones sexuales. No hay correlación entre los síntomas y el grado de la enfermedad. A veces hay que operar antes de iniciar un tratamiento de fertilidad.

ProcreaTec colabora cada año en el Día mundial de la endometriosis, ¡únete!

Los miomas son unas formaciones benignas de tejido muscular liso habitualmente dentro del músculo de las paredes del útero. Una mujer puede tener un solo mioma o varios y se pueden localizar en la superficie interna, externa o dentro de la pared uterina. Es muy frecuente encontrar miomas y a la mayoría de las mujeres no les causan ningún problema. A veces se asocian a reglas abundantes, dolorosas o problemas de presión pélvica, de vejiga o de intestino. Si estos síntomas hacen empeorar la calidad de vida se suelen quitar mediante la cirugía.

La relación entre los miomas y la fertilidad no está claro del todo. Lo que no se sabe es si existe un mecanismo que haría que los miomas impidan la implantación embrionaria. Por lo tanto, se dice en general que si el mioma no deforma la línea del endometrio no hace falta quitarlo. Si el mioma o los miomas son muy grandes o causan mucha sintomatología, a veces también se recomienda a la paciente someterse a tratamiento quirúrgico antes de iniciar un tratamiento de fertilidad.

La infertilidad masculina se relaciona a menudo con varicocele, venas varicosas del escroto que afectan la producción de espermatozoides. Un trauma testicular, los testículos no descendidos y desequilibrios hormonales pueden también causar problemas de fertilidad. A veces dificulta la fertilidad la presencia de otras enfermedades como diabetes, enfermedades del sistema nervioso central o tumores hipofisarios.

Si existe un factor masculino, se aconseja consultar al urólogo para descartar anomalías anatómicas y en ocasiones indicar un estudio hormonal para determinar el pronóstico que tiene cada paciente con las diferentes posibilidades de tratar una posible infertilidad masculina. 

Los problemas de infertilidad masculina pueden relacionarse con un recuento pobre de espermatozoides o anormalidades como el tamaño, movimiento o morfología.

Hay otros estudios que se pueden realizar al hombre para diagnosticar con mayor certeza la calidad de los espermatozoides como el FISH o estudio de fragmentación, aunque ninguno de estos estudios por muy alterados que salgan son 100% concluyentes. Pero sí nos ayuda a decidir la mejor opción para la pareja que va desde utilizar semen de donante a realizar diagnóstico genético preimplantacional pasando por intentar un ciclo de fertilización in vitro.

En nuestra clínica estamos preparados para ofrecer la mejor orientación genética y soluciones a la infertilidad masculina debido a la gran experiencia de nuestros profesionales y los buenos resultados alcanzados. 

Por ello te ofrecemos distintas soluciones para detectar y tratar una posible infertilidad, pide cita gratuita y sin compromiso y cuéntanos tu caso. 

Se piensa que alrededor de un 60% de los abortos tienen causa genética. Si una pareja ha tenido dos o más abortos, las probabilidades de que se repita el aborto son más elevadas que en la población normal. En estos casos, hay que estudiar a la pareja para intentar encontrar una causa que permita un tratamiento efectivo para evitar una nueva pérdida.

Existen causas infecciosas, inmunológicas, de coagulación y por último genéticas, que son diagnosticables mediante los estudios oportunos. Sin embargo, hoy en día todavía siguen existiendo casos de abortos de repetición sin un diagnóstico claro y que se tratan de forma empírica.

Cuando el varón es portador de Hepatitis B, C o HIV una forma más segura de no transmitir la enfermedad es mediante un lavado del semen. Se hace a la vez un PCR del semen que es una prueba para ver si se detecta el virus en el eyaculado. Si no se detecta se procede a una inseminación o se utiliza el semen para FIV. En la actualidad, es la forma más segura que tenemos para estos pacientes y su descendencia.

En un 10% de las parejas que consultan por infertilidad no se encuentra ninguna causa de infertilidad. Tras el estudio completo de la pareja y según su edad y la premura que se tenga para concebir se recomendará el tratamiento más adecuado.

En ProcreaTec ofrecemos distintas soluciones para detectar y tratar una posible infertilidad, pide cita gratuita y sin compromiso y cuéntanos tu caso.

Las alteraciones genéticas pueden ser causa de esterilidad por dos motivos esenciales. El primero es por una alteración en la producción de los gametos (óvulo y espermatozoide), como pueden ser los síndromes de Turner en la mujer o el síndrome de Klinefelter en el varón. En estos casos la esterilidad viene determinada por la ausencia o anomalía de los gametos y su imposibilidad para generar un embarazo viable.

El segundo motivo viene derivado de alteraciones genéticas que, aunque no provocan alteraciones en los padres, son incompatibles con la generación de un nuevo embrión o provocan taras muy importantes que conducen a la aparición de abortos. Este es el caso de las translocaciones o inversiones cromosómicas.

En el caso de las enfermedades mono génicas, de las que los padres son enfermos o portadores, no suelen causar problemas de esterilidad sino abortos o enfermedades en la descendencia, por lo que el diagnóstico genético embrionario preimplantacional (PGD) puede ayudar a estas parejas a tener un recién nacido vivo sano.

Frecuencia de la infertilidad

El embarazo parece una meta fácil: la mujer se queda embarazada en unos meses, los 9 meses del embarazo transcurren sin grandes incidencias y nace un bebe sano. Para cada vez más parejas, sin embargo, el camino es muy distinto.

Se calcula que aproximadamente una de cada ocho parejas se enfrenta a problemas a la hora de conseguir un embarazo.

La infertilidad afecta de igual manera a mujeres y a hombres: el origen del problema se encuentra en un 30% en la mujer y en un 30% en el hombre.

En otro 30% de las parejas ambos aportan factores adversos y en el restante 10% la infertilidad tiene un origen desconocido.

¿Pero cuándo hay que acudir a un profesional?

La mitad de las parejas que sufren algún problema de fertilidad no acuden al especialista. En general, si tras un año de relaciones sin protección no se consigue un embarazo, es recomendable acudir a una clínica de fertilidad para una primera consulta. Es común que las parejas, inmersos en un estado de confusión y decepción, se sientan perdidas por lo que la ayuda y el apoyo profesional les puede ser de gran ayuda.

diagnóstico de infertilidad

¿Cuándo hay que acudir al especialista?

Especialistas en infertilidad masculina y femenina

Entre los múltiples factores que pueden estar detrás de la esterilidad destaca la edad de la mujer. Si no existe ninguna enfermedad o historial que sugiera algún tipo de problema, los ginecólogos suelen aconsejar un estudio de la pareja al año de no concebir si la paciente tiene menos de 35 años, a los seis meses si es mayor de 35 y a los tres meses si es mayor de 40 años.

En líneas generales ésta es la pauta que se suele seguir, aunque en muchas circunstancias se debe buscar atención especializada antes. Por ejemplo: si la mujer tiene antecedentes de una infección pélvica (una enfermedad hereditaria) o si ha sufrido más de un aborto.

En el caso de los hombres, si existe historia de testículos no descendidos o alguna enfermedad hereditaria.

En algunos casos concretos (como, por ejemplo, una resistencia a la insulina) se consigue un embarazo simplemente con un tratamiento oral, pero la mayoría de las veces, se tiene que recurrir a tratamientos más sofisticados. Todo depende del grado de dificultad para la ovulación. El médico decidirá junto con la pareja, el mejor camino a seguir.

¿Qué ocurre en una primera cita con el especialista?

El embarazo parece una meta fácil: la mujer se queda embarazada en unos meses, los 9 meses del embarazo transcurren sin grandes incidencias y nace un bebe sano. Para cada vez más parejas, sin embargo, el camino es muy distinto.

Se calcula que aproximadamente una de cada ocho parejas se enfrenta a problemas a la hora de conseguir un embarazo. La infertilidad afecta de igual manera a mujeres y a hombres: el origen del problema se encuentra en un 30% en la mujer y en un 30% en el hombre.

EN PROCREATEC OFRECEMOS DISTINTAS SOLUCIONES PARA DETECTAR Y TRATAR UNA POSIBLE INFERTILIDAD, PIDE CITA GRATUITA Y SIN COMPROMISO Y CUÉNTANOS TU CASO.

ESTUDIO BÁSICO DE LA PAREJA

Para poder realizar un correcto diagnóstico y poder recomendar el mejor tratamiento y técnicas, será necesario realizar una serie de pruebas para detectar la posible causa de la infertilidad. Con estas pruebas se podrá:

Determinar la existencia de ovulación.

Evaluar la reserva ovárica.

Objetivar la permeabilidad de las trompas de falopio.

Evaluar la calidad del semen.


Basado en los resultados, la médico podrá hacer sus recomendaciones.